Qué es la ortodoncia

que es la ortodoncia

Uno de los motivos más comunes por los que acudimos a un clínica dental es para someternos a una ortodoncia, un tratamiento que se aplica para corregir los dientes mal colocados o aquellos que no muerden correctamente.

Se trata de una solución tanto estética como de salud, y es que en caso de no someternos a una ortodoncia podremos tener todo tipo de problemas como caries o incluso la pérdida de piezas dentales.

La persona que se encarga de aplicar este tratamiento es el ortodoncista, aunque comunmente los conozcamos como “dentistas” hay que decir que estos profesionales cuentan con una formación universitaria de cuatro años más un mínimo de dos años que está especializado en ortodoncia, por lo que podemos tener la tranquilidad que estamos ante personas ampliamente cualificadas.

Estos especialistas serán los que dictaminarán si necesitamos o no la ortodoncia y que dependerá de diversos factores como sobremordida, espaciamento o apiñamiento. De esta manera y gracias a la ortodoncia se conseguirá una boca perfecta ya que este tratamiento aplica una presión suave sobre los dientes y huesos para corregir el problema de cada paciente.

La ortodoncia más común y habitual es la de los “aparatos dentales“, que están formados por alambres y brackets. De esta manera, las bandas quedarán fijadas alrededor de los dientes y su función es la de anclaje, mientras que los brackets se situan en el frente del diente. Finalmente, otro elemento de estos aparatos dentales son los alambres del arco, que pasarán a través de los brackets y quedarán fijados en las bandas.

Como ya hemos adelantado, la principal función de este tipo de ortodoncia es ejercer presión en los dientes para situarlos en la posición correcta y para ello, tendremos que visitar a nuestro ortodoncista cada mes para que nos ajuste el sistema de presión.

No existe un límite establecido sobre la duración de este tratamiento ya que dependerá del estado de la boca de cada paciente, aunque este oscila entre los 6 meses y los 2 años.

Por otra parte, son muchas las personas que están preocupadas acerca de si estamos ante un tratamiento doloroso y, en este sentido, hay que decir que es algo molesto, especialmente en los primeros días pero no es doloroso.

Por otra parte, la ortodoncia ha evolucionado favorablemente en cuestión de estética ofreciendo en la actualidad aparatos dentales realmente cómodos, livianos y transparentes.

Existen otros tipos de ortodoncia tales como los aparatos fijos especiales, los retenedores o los alineadores, siendo esta una alternativa interesante a la ortodoncia tradicional.