Dolor torácico en los niños deportistas

dolor en el torax de niños deportistas

No cabe duda que la actividad deportiva es importante para el desarrollo físico, emocional y social de los niños y, por tal motivo, los pediatras la promovemos. Ocasionalmente los niños pueden presentar episodios de dolor torácico mientras realizan esfuerzo físico, siendo éste motivo de mucha preocupación entre los padres.

El dolor torácico es un cuadro relativamente frecuente en pediatría, supone un 0.3-0.5% del total de consultas en el servicio de urgencias. En la mayoría de los casos su origen es osteomuscular y no representa ningún riesgo o contraindicación para la práctica deportiva, y solo en raras ocasiones tiene a una causa cardíaca.

Entre las causas de origen cardiaco más frecuentes se encuentran:
– Taquiarritmias
– Inflamatorias: pericarditis, miocarditis.
– Enfermedad coronaria: vasoespasmo, enf. De Kawasaki, anomalías coronarias, etc.
– Enfermedad aórtica, disección aórtica, aneurisma aórtico.
– Valvulopatías: estenosis aórtica , prolapso de válvula mitral etc.

Para descartar un origen cardíaco del dolor torácico conviene valorar algunas situaciones:

– Si el dolor solo se produce con el esfuerzo.

El dolor precordial relacionado con la práctica deportiva es aquel que comienza durante el esfuerzo o hasta una hora después de de haber realizado ejercicio físico.

– En los niños que realizan deporte de competición.

Definiendo deporte de competición aquella actividad física organizada en la que el participante no esta¬blece la duración de la actividad y suele requerir más intensidad que la deseada a diferencia del deporte recreativo en la que la actividad física es voluntaria y en la que el participante tiene la libertad de parar en cualquier momento

– Si hay antecedentes familiares de cardiopatía, arritmias o muerte súbita.

Principalmente miocardiopatía hipertrófica o dilatada, cardiopatías congénitas, displasia arritmogénica de ventrículo derecho, Sind. De Marfán.

– Antecedente de soplo cardíaco no diagnosticado.

– Si además de dolor hay sensación de taquicardia o palpitaciones.

– Si el dolor se acompaña de mareos o lipotimia.

En todos estos casos es imprescindible la evaluación inicial por el pediatra, quien descartará primero las causas no cardiovasculares y determinará si es necesario realizar alguna prueba complementaria entre las que se destacan el electrocardiograma (básico en toda revisión médica), la ecocardiografía y/o la prueba de esfuerzo.

Como lo mejor es prevenir que curar, en la mayoría de los deportes federados se realiza actualmente una revisión básica previa al inicio de la temporada que comprende una anamnesis, examen físico y realización de electrocardiograma en reposo. El objetivo principal es detectar anomalías cardiovasculares que puedan constituir un riesgo vital o de enfermedad para el niño y el adolescente durante la práctica deportiva.

Para finalizar os dejo una tabla informativa sobre los deportes que requieren siempre una revisión médica. Está tomada de La guía para la evaluación cardiovascular previa a la práctica deportiva, de la Sociedad de Cardiología Pediátrica.
Así que si tu hijo realiza alguna de las actividades del nivel 1 de la tabla y no se han realizado aún una revisión, os animo a que la hagáis.